Clientes | Prensa | Novedades | Links

Energía Solar Fotovoltaica

Fundamentada en el aprovechamiento fotónico, se basa en la generación de electricidad a partir de la radiación solar incidente sobre células fotoeléctricas.


Debido a sus características de sencillez, modularidad, fiabilidad y operatividad, la energía fotovoltaica presenta un gran campo de aplicaciones para pequeños consumos como fuente eléctrica en el mismo lugar de la demanda.


Por lo general, se recurre a este tipo de instalaciones debido a una falta de infraestructuras en la zona (Instalaciones aisladas de la red eléctrica), o bien por razones medioambientales. Entre ellas podemos enumerar,

 

- Electrificación doméstica rural y de servicios públicos. Busca ofrecer un mínimo nivel de comodidad, destinado principalmente a la iluminación y a algún que otro pequeño consumo. De esta manera, se incluye la electrificación de pueblos y pequeñas comunidades con sistemas aislados de pequeña potencia, y también la iluminación de parques, monumentos, plazas y zonas públicas, instalaciones en parques naturales, refugios de montaña, paradas de autobuses, etc.

- Aplicaciones agrícolas y ganaderas. Un uso habitual de estas aplicaciones es el bombeo de agua para el riego de campos, la iluminación de invernaderos y granjas, refrigeración, electrificación de cercos, etc. En ocasiones, se incluye a la propia vivienda rural, según disponga o no de electricidad.

 

- Señalización y comunicaciones. La navegación naval y aérea, las carreteras y ferrocarriles requiere un constante funcionamiento de aparatos de señalización. La energía solar fotovoltaica permite el suministro de energía a faros, balizas, radiobalizas, indicadores, puestos de socorro, rótulos informativos, etc. en lugares que de otra forma sería inviable por estar aislados o ser de difícil acceso.
Por otro lado, el auge de las telecomunicaciones ha repercutido en un incremento notable de repetidores, estaciones de toma de datos y dispositivos de señalización.

 

- Otras aplicaciones específicas. Cada día se ve aumentado el número de aplicaciones cuyo fundamento se basa en la energía fotovoltaica. Algunos ejemplos son: la oxigenación de aguas y la protección catódica de gasoductos.